Sangrante y Satisfactorio.

Sin título

La victoria electoral de Trump en los Estados Unidos de América me sabe a cenizas y polvo. Admiro a los EE.UU., a la idea de los Estados Unidos de América, desde sus padres fundadores a Walt Whitman, desde Emerson a Dylan, desde Twain a Sawyer. Esa idea de libertad, de búsqueda de la felicidad, su potencial tecnológico y humano, su originalidad en los desafíos y aceptación de lo novedoso; son ideas de la América revolucionaria. Lo que no se comprende de Trump es que en esencia él es tan norteamericano como antinorteamericano, un hombre contradictorio para una nación contradictoria. Pues América tiene la libertad de exacerbar lo peor de los humanos, el fanatismo religioso y nacionalista, el odio de razas, el individualismo atroz.

Por ello no me sorprendió su victoria, que cómo dice Iván de la Nuez, es una victoria con “V”, de venganza. De una mitad de América a la otra mitad de América.

No me interesa la política. Es un absurdo. Prefiero la literatura y la música, el vino y las mujeres o una sencilla flor silvestre. Pues la política, como la religión, la avaricia, el nacionalismo, el fanatismo produce el arte de la venganza de los mediocres sobre las mayorías. De convertir a un hombre bueno en uno malo y a los malos en malvados. Transfigurar una buena idea en un dogma. Una flor en un coctel Molotov.

El mundo según Trump -imagino-  será un mundo de cocteles Molotov. Pero no es de Trump de quién deseo escribir. Quiero hablar del mundo. He visto desde muy lejos de mi hogar y muy cerca las imágenes de la batalla por MOSUL. Recordé en un relámpago de luz lunar a un norteamericano, ese instante en que Tom Sawyer le dice a sus amigos:

“…después se dividieron en tres tribus hostiles, y se dispa­raron flechas unos a otros desde emboscadas, con espeluznan­tes gritos de guerra, y se mataron y se arrancaron las cabelleras por miles. Fue una jornada sangrienta y, por consiguiente, sa­tisfactoria”.

 Siempre que observo a los hombres en guerras evocó esa definición perfecta de Twain: “sangrienta y satisfactoria”. Así son las guerras. Así son los soldados. Así es el mundo que se nos avecina. Hombres divididos en sus ridículas tribus hostiles. Lanzan inaudibles suspiros y ven llegar la larga noche sangrienta después se les descubre el siguiente día satisfactorio. Entonces se regocijan en nombre de su Alah y en nombre de su Yahveh, en nombre de su todopoderoso Ra; se aniquilan en sus vanas ideas petrificadas o por sus pequeñas avaricias.

Los observo desechos gritar pero sus labios solo emiten un suspiro de muerte en alabanza…

“Dios clemente y misericordioso. A ti es a quien adoramos, de ti es de quien imploramos so­corro. Dirígenos por el camino recto. Por el sendero de aquellos a quienes has colmado con tus beneficios. No por el de aquellos que han incurrido en tus iras ni por el de los que se extravían”.

Te conviertes en un hereje entre la batalla de los fieles. No, no, no le temes a los dioses. A la tierra baldía o al incierto infierno. Les temes a los hombres cuando se convierten en los lobos de los hombres. Sospechas despavorido que eres el único sensato al que hacen girar en la rueda de la locura. Le temes a los hombres cuando gritan sus credos…

Temes a la Sura 187: “…matadles doquiera que los halléis y expulsadles de donde ellos os hayan expulsado. La tentación de la idolatría es peor que la carnicería en la guerra. No les libréis combate junto al oratorio sa­grado, a no ser que ellos os ataquen.

 Temes a Samuel 15; 2-3: “Esto dice Yahveh Sebaot: He decidido castigar lo que Amalec hizo a Israel, cortándole el camino cuando subía de Egipto. Ahora, vete y castiga a Amalec, consagrándolo al anatema con todo lo que posee, no tengas compasión de él, mata hombres y mujeres, niños y lactantes, bueyes y ovejas, camellos y asnos”.

Entonces, finalizas temiendo a las bestias que asesinan niños. Lloras por el oratorio sagrado mancillado por su sangre; y, por supuesto por lo satisfactorio.

@arcamachoX

Esta entrada fue publicada en Escritos Fraccionados. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Sangrante y Satisfactorio.

  1. dcruz dijo:

    Y sin embargo mírate acá de “un lado”.. no escapas a la guerra Huxley.. date cuenta para que veas.. yo soy un “asesino”, no lo dudo.. pero lo reconozco.. aunque al principio digas que eres mas de “mujeres, música y vino”, al final siempre terminas “saboreando” tu propia venganza.

    Un abrazo fuerte 😀

  2. Duda dijo:

    Eres tan extraordinariamente único que decirte algo de lo que escribes, y que llegue a alcanzar la perfección de idea y sentimiento que tú logras combinar resulta imposible.

    Y no veas mi comentario como una adulación o un exceso de cariño de amiga parcializada, no, es la felicitación sencilla de alguien que logra ver a través de las cosas que no dices, que sabe cuánto te puede doler un niño hambriento o una mujer mancillada porque lo siente igual.

    Una vez más me duelen los comentarios regados por los temas de este blog que te acusan, que no entienden, que no procesan lo que leen en su justa dimensión.

    Bravo Huxley, a pesar del dolor de la imagen, del futuro incierto de América y del planeta, sólo alguien con tu espíritu de hombre – poeta, de hombre – humano, de hombre – bueno, y no en la bondad de la mansedumbre, en ésa bondad que te hace perdonar, explicar, compartir, amar, es capaz de escribir algo como esto.

  3. El Lector dijo:

    Perfecto el escrito referido a Trump, pero cuando lo mezclas con tu posición “apolítica” y nos hablas de tus otras preferencias, olvidas que todas ellas van de la mano de la política, que no tiene porque que ser siempre sucia y banal….. y los yankee andan en sus desmanes desde y con los padres fundadores hasta nuestro días……más respeto sus puntos de vista. un saludo

    • huxley dijo:

      Tus otras preferencias:

      “Prefiero la literatura y la música, el vino y las mujeres o una sencilla flor silvestre”.

      Homero, Chopin, el Savignon de California, las mujeres -de cualquier sitio- y las orquideas del patio de mamá tienen algo que ver con la política. No lo creo, al menos yo no lo creo. Si tuvieran que ver el mundo de verdad sería una m….y, por suerte no lo es…Tampoco creo que lo sea, una m…se entiende, pues la politica no puede mandar en el color de las orquideas, o el sabor de los vinos o las mujeres. Por suerte. Porque si pudieran ya lo habrian jodido. La política siempre es sucia y banal. Escribió Martí que fue digámos un poeta hecho político a la fuerza que en política lo real es lo que no se ve. Pues si se viera dieran deseos de vomitar de lo sucia y banal, entre otros adjetivos; digo yo. Disculpa pero es difícil comparar a Washington -que se pudo coronar emperador como Napoleon- con un personaje como Trump. Pero igual respeto tus criterios. No pensé nunca ver un presidente de los EE.UU. al que lo adora por igual el KKK, el FBI y la KGB. Algo muy sucio, pero muy sucio, se nos mueve por detrás de los simples mortales. Espero no prohiban o le pongan un impuesto a la música de Chopin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *